Obras de gran brillantez orquestal en los conciertos de la Sinfónica de Galicia

La Orquesta Sinfónica de Galicia, dirigida por Jun Märkl, ha celebrado este fin de semana los conciertos correspondientes a sus abonos de viernes y sábado. El programa unió dos obras de gran brillantez orquestal –Vodník (“El duende del agua”), de Dvorak, y el Concierto para orquesta de Bartók- y una obra de juventud que ya desvelaba el genio de su autor: el Concierto para trompa nº 1 de Richard Strauss, en el que tocó como solista David Fernández Alonso.

Fernández, que ya en 2003 fue Premio de la Crítica de Galicia y es por su actividad el trompista gallego de mayor proyección internacional, hizo una versión segura y brillante al servicio de la obra, calificada como imposible de tocar por el padre de Strauss -el más grande trompista de su tiempo, de quien Wagner decía que cuando sonaba su trompa todo el mundo debía callar-. La seguridad del músico gallego se manifiestó tanto en las complicadas agilidades como en los grandes saltos entre alturas que contiene la partitura. Su sonido fue siempre limpio y terso, solar en el registro medio, argentino en los agudos y de redondo poderío en los graves. El acompañamiento de Märkl y la OSG estuvo a la altura de la gran versión de Fernández. (…)

El País | Julián Carrillo –LEER AQUI LA NOTICIA DE MUSICA / GALICIA

Noticia seleccionada por AMADEUS LIBRERIA DE MUSICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: