Dos sonidos, una música

Gidon Kremer (1947) y Martha Argerich (1941) forman desde hace muchos años una pareja musical de hecho, una pareja extraña que ha conseguido crear música, magnífica música, a partir de dos sonidos, de dos maneras de tocar muy diferentes. Argerich tiende de natural (aún tendía más cuando era más joven) a un sonido extrovertido, abierto, potente, con un punto de acidez y de agresividad. Kremer, en cambio, siempre ha tendido, y ahora mucho más, a un tocar interior, reflexivo, ensimismado y confidencial. Escuchar a dos “números uno” renunciando a su unicidad para encontrarse y unirse en un “dos” sublime, es hermoso y educativo y si ese “dos” viene avalado por años de perseverancia se convierte en experiencia memorable.

Kremer y Argerich abordaron en el Palau un atractivo combinado de reencuentros y novedades. Entre los primeros las Sonatas para violín y piano Op. 30 núm. 3 y Op. 96 de Beethoven, dos piezas que forman parte del repertorio y que bordan con un alto grado de complicidad. El capítulo de las novedades vino con la Sonata núm. 5 para violín y piano de Mieczyslaw Weinberg (1919-1996) y con la impresionante Sonata para violín solo núm. 3 del mismo autor con Kremer en solitario. Un verdadero descubrimiento. (…)

El País | Xavier Pujol –LEER AQUI LA NOTICIA DE MUSICA / CATALUÑA

Noticia seleccionada por AMADEUS LIBRERIA DE MUSICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: